Este blog y todo su contenido se han mudado a:



jueves, 12 de marzo de 2009

Las farolas de Paseo de Gracia, un icono que fue repudiado.

Farolas de Paseo de Gracia - Pere Falqués (1906)
A lo largo de todo el Paseo de Gracia


Se han convertido en un símbolo mas de Barcelona y mas concretamente del Paseo de Gracia, al que todo barcelonés asocia con estas farolas. Los turistas tienen casi como obligación hacerse una foto con ellas, pero en su nacimiento estos originales bancos y farolas decorados con mosaicos modernistas fueron objeto de todo tipo de criticas y burlas que hoy en día resultan cuanto menos sorprendentes.


No son de Gaudí.
Son muchos los barceloneses y visitantes que suelen pensar que estas farolas, las primeras eléctricas de la ciudad, son obra de Gaudí, un error en el que resulta sencillo caer al relacionar cualquier obra modernista con su arquitecto mas famoso, y mas cuando están ubicadas junto a otras obras emblemáticas suyas; como la Casa Milà (La Pedrera) y la Casa Batllo. Pero lo cierto es que Gaudí no intervino en estos conjuntos formados por farola mas banco, si no que las hizo el menos conocido pero también notable Pere Falqués.

Falqués que se gano la plaza como arquitecto municipal, es autor de otras muchas obras de la ciudad como el Monumento a Pitarra ubicado en Las Ramblas, la reorganización del Parque de la Ciutadella o el Mercado de Sants, pero curiosamente las mas conocidas y populares, son los tres tipos de farola que el diseño. Estas son las ubicadas en la Avenida de Gaudí (cerca de la Sagrada Familia), las del Paseo de Lluis Companys (a los pies del Arco del Triunfo) y las ya citadas de Paseo de Gracia

Como ya hiciera en las farolas situadas en Arco de Triunfo ideadas para la Exposición Internacional de 1888 lo mas original de ellas es su doble función como farolas y como bancos.

Volviendo a las del Paseo de gracia, podemos describir la farola como un conjunto escultórico de hierro en el que destaca el antiguo escudo municipal, mientras que el banco esta echo de cerámica blanca y decorado con un tipo de mosaico conocido como "trencadis" muy habitual en el modernismo, ideales para el contexto en el que se encuentran.

¡Falqués te colgaremos de tu propia farola!
De horribles y delirantes calificaron algunos sectores de la población las primeras edificaciones modernistas. Para la sociedad fue un cambio muy drástico el que traían aquellas sinuosas y extremadas formas nunca antes vistas en los edificios. A aquel rechazo inicial ayudo la campaña de presión iniciada por un grupo de notables intelectuales novecentistas muy influyentes en la sociedad catalana de entonces, los cuales defendían un clasicismo estricto a la hora de hacer las cosas.

Se convirtieron en objeto de chiste.
Un par de ejemplos de aquel rechazo son dos chistes de la época, como aquel en el que dos ciudadanos lamentaban que un reciente temporal de viento que se había llevado por delante varios arboles no hubiera echo lo mismo con las propias farolas de Falqués. O otro chiste gráfico en el que aparecía un hombre enfadado abroncando al propio arquitecto y advirtiendole -"Falqués hombre fatal, si vuelves a hacer una nueva desgracia en el Paseo de Gracia te colgare de este palo"- al tiempo que señalaba la farola modernista.

Aunque hoy en día algunos de estos bancos estén algo descuidados, siguen siendo y serán uno de los símbolos de la ciudad. Falqués el hombre ridiculizado puede estar mas que satisfecho de su inmortal obra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA DEL AUTOR

La redacción de las entradas son todas originales del autor (salvo que se indique lo contrario) para ello utilizo como fuente documental un gran numero de libros (los principales están reseñados en el lateral del blog) revistas, películas documentales, hemerotecas online de periódicos y la indispensable wikipedia.

También originales del autor son todas las fotografiás (Salvo que se indique lo contrario, error u omisión) que conseguí visitando los distintos lugares en los que sitúo los acontecimientos. Esto influye en las actualizaciones que son menos habituales de lo que desearía.

Pido disculpas de antemano por los errores involuntarios que estos artículos pudieran contener.